Aportaciones de la ética de la alteridad de E. Lévinas y la ética del cuidado de C. Gilligan a la intervención en trabajo social

Francisco Idareta Goldaracena, María Jesús Úriz Pemán

Resumen

Al igual que en otras profesiones, la dimensión deontológica del Trabajo Social es la parte de la ética profesional que ha alcanzado un desarrollo mayor. La expresión más clara y conocida del deontologismo son los principios éticos, que constituyen el fundamento sobre el que se asientan las intervenciones profesionales. En nuestra opinión, la aplicación de principios éticos universales racionales es necesaria, pero no suficiente. Por ello, a lo largo de este artículo nos proponemos ampliar la perspectiva principialista con dos aportaciones que creemos pueden ser de gran utilidad en las intervenciones profesionales: la ética de la alteridad de E. Lévinas y la ética del cuidado de C. Gilligan. Expondremos cómo la aplicación de ambas perspectivas éticas redundaría en una mayor humanización de las intervenciones sociales. El artículo se estructura de la siguiente forma: tras una breve introducción al tema, en una primera parte se expondrá la ética de la alteridad de Lévinas, en una segunda la ética del cuidado de Gilligan, mientras que en una tercera se procederá a considerarlas en el contexto concreto del Trabajo Social. Finalmente, y de modo escueto, presentamos las conclusiones.

Palabras clave

Ética del trabajo social; Lévinas, Emmanuel; Gilligan, Carol; Sensibilidad

Texto completo:

PDF (73,09 kB) Estadísticas


DOI: https://doi.org/10.14198/ALTERN2012.19.02





Copyright (c) 2016 Alternativas